DW-World.de Deutsche Welle Conozca Alemania | 10.08.2010

Kant y calabazas: la „Academia del jardín libre“

Muchos alemanes pasan sus vacaciones en „Balconia“, como se llama, a veces, al balcón. Pero para algunos el huerto comunitario es el lugar ideal.

Plantar hierbas y legumbres y cortar la grama, pero también asar con los vecinos de jardín: todo ésto es parte del programa. Aunque, a veces, haya controversias que se libren sobre la valla. Las opiniones sobre estética pueden ser muy diferentes.

Una nueva forma de jardines

Alguien que crea aún en el cliché de un jardín alemán con enanos, sillas de plástico y setos enhiestos tiene que cambiar su opinión cuando visite a Wilm Weppelmann. Al contrario del estereotipo, el artista y autor organiza eventos culturales en este lugar excepcional.

Calle Langemark N° 73 en Münster. Una plácida noche de verano en la bien cuidada colonia de jardines. A primera vista no hay una diferencia con otras colonias de jardines en otros lugares alemanes, excepto los letreros pequeños que señalan el camino hacia la “Academia del jardín libre”.

Esta noche hay una actividad intensa. El jardinero Wilm Weppelmann es artista y autor al mismo tiempo. Está preparando la técnica para la presentación de película. El señor Weppelmann tiene muchas tareas: es el organizador, el convidante y el técnico. Compró el jardín en 2005 y tuvo la idea de organizar veladas ahí, en lugar de buscar un sitio más espectacular. “Tuve que planear algo aquí”.

El lugar donde se realizan los espectáculos de la „Academia del jardín libre“ no es un jardín clásico: hay flores y plantas ornamentales, algunos árboles, un estanque pequeño y bancales de legumbres; pero también un césped con sillas y un proyector de video. Desde 2006, proyecta películas, pero también organiza, por ejemplo, lecturas, noches de cabaret, exposiciones y conciertos.

Weppelmann sabe que es un poco extraño cuando un barítono y pianista – incluido su piano de concierto – tocan el Viaje del Invierno de Schubert en una colonia de jardines. Pero el especial efecto no es suficiente para el organizador. El artista es muy activo y está preparando proyectos nuevos para el próximo año, como una noche con el artista de performance Timm Ulrichs. Weppelmann está seguro que el lugar de sus eventos – el jardín – también es apto para temas políticos, sociales, científicos y filosóficos. Desventuradamente, no toda la gente conoce las posibilidades.

“Descubrí que el tema jardín da una libertad de movimiento desconocido. Es accesible para toda la gente. Necesité clientes y artistas. No es fácil con un concepto tan pequeño. Pero siempre encuentro interesados en jardines.”

Una noche (casi) perfecta

La película empieza al mismo tiempo que la lluvia. Pero la técnica resiste y hay numerosos espectadores. La película se llama „The Garden“ y es sobre un jardín de comunidad en Los Angeles y de cómo los usuarios protestan contra los planes del ayuntamiento.

Dice que en Münster hay siempre o lluvia o campanadas. Pero los visitantes no se dejan desanimar por el mal tiempo. “El evento en el jardín tiene lugar todos los tiempos.”, dice Weppelmann.

La mayoría de los visitantes vienen regularmente y están entusiasmados: „Estoy enamorado de la atmósfera. Este año fui a 12 de 13 espectáculos“, cuenta un señor. Y una señora: „Vengo regularmente. Al centro de la naturaleza. Este tipo de espectáculo es raro y muy bonito. Puedo conocer gente interesante y aprender cosas nuevas en un ambiente extraordinario“.

Despues de la película la gente se reune y escucha una charla sobre jardines de comunidad y el público participa. Weppelmann aparece cansado, pero no: está planeando el programa de su academia; tiene ideas hasta 2013. Aunque para la realización de los eventos hay poco dinero disponsible.

Cuando todo ha terminado, Weppelmann tiene tiempo para una conclusión: “Fue una noche emocionante que la gente nunca va a olvidar. No todo fue perfecto, pero la noche fue perfecta, en su imperfección.”

Autora: Nader Alserras/ Thekla Bartels  Editor: José Ospina-Valencia